Benito Perez Galdós, uno de las figuras más destacadas de la generación del realismo en España. Sus novelas, hoy convertidas en joyas literarias de finales del siglo XIX, y sus famosos episodios nacionales, que nos llevan de la mano por la historia de España, lo han convertido en uno de los más memorables autores de nuestra literatura.

Y no es casualidad que Galdós llegara a regalarnos estos episodios nacionales, pues desde pequeño empezó a interesarse por la historia. Su padre, coronel, le narraba la Guerra de la Independencia, algo que preparó ya bien pequeño a Galdós para poder desarrollar más esta pasión en el Colegio de San Agustín donde pronto demostró su talento como escritor.

No obstante, antes de la escritura le interesó el dibujo, tanto fue asi que se matriculo en Bellas Artes, algo que no le impidió adentrarse en el periodismo desde muy joven con poesías y relatos cortos.

Ya de joven optó por Derecho en Madrid pero fue allí donde realmente se adentro en la escritura más que en el derecho. Allí en Madrid, mientras se empapaba de la vida cultural de la ciudad, asistió a la revuelta conocida como La noche de San Daniel, y ante semejante intervención del ejercito, Benito escribió sobre los acontecimientos.  Y es que una de las cualidades que se le atribuyen a Pérez Galdós es que tenia mucha memoria visual y buscaba detalles muy precisos que era capaz de recordar a la perfección.

También se dice de él que era tímido y que su forma de vestir era sombría y desprolija, y el cigarro nunca faltaba en su boca.

Como era predecible, dejo Derecho y se entrego a la traducción de grandes obras de Dickens y Balzac y empezó a ser un gran deseado entre periódicos y revistas literarias con las que colaboraba y que le ayudaron en la publicación de su primer libro.

Pese a su actitud activa en el periodismo, Benito siempre fue muy discreto políticamente y aunque el era de Sagasta, no tenia conflictos con los del partido contrario. Es más, siempre lucho contra el fanatismo político y en pro de las discusiones civilizadas. Gran fumador de cigarrillos de pitillo, quien le viese fumar hoy en dia uno de los famosos cigarrillos electrónicos.